ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra do miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.11 LOS TÉRMINOS ABSTRACTOS.


La inteligencia en sentido general es producto también de esta evolución, del tiempo y de ciertas circunstancias accidentales: terremotos, meteoritos, cambio de clima etc. que motivaron transformaciones en las conductas y hábitos de ciertos animales y la desaparición de otros. Todo esto, complejo, inmenso e imposible de determinar en todas y cada una de sus partes, ha dado como consecuencia las formas de vida y de inteligencias que hoy campean sobre la tierra.

La socio esfera que el ser humano ha desarrollada es producto de una forma conoscitiva determinada por elementos subjetivos, propios de la persona humana y, compartidos de manera similar por casi todos los sujetos de la especie. Sin embargo nos interesa saber si estos “elementos” también se encuentran en los animales y si no, cuales son las diferencias.

Los animales “piensan” así parece: Los animales tienen sentimientos de amor, odio, felicidad etc., así parece. Los animales conocen términos complejos, como arriba abajo, de lado, dentro, fuera etc., así parece. Los animales tienen “yo” un “mi” consciente, algunos así lo parece. Los animales conocen términos abstractos como: juventud, belleza, sintonía, bajeza, calma, etc. no parece. Tienen lo que representa la idea como parte física pero no lo que en el hombre se eleva a alturas de concepto. Luego hay una diferencia en el proceso de la imagen que el animal no realiza: el determinar, extraído de la imagen, una idea general de algo particular, con características propias de la “inteligencia” humana: el “mundo” del hombre.

El “mundo” de los seres que formamos la esencia “hombre”, es una dimensión intrínseca e interior que no tienen ninguna de las otras especies “mentaloides”. Esto hace la diferencia entre el animal y el hombre. No es en apariencia algo muy diferente casi se podría llegar a decir que algunos animales poseen este don. Ciertos monos se detienen ante los espejos y contemplan su imagen con una especie de arrobo que llama la atención; pero no es sino la sorpresa de ver a otra entidad similar o de comparar lo visto con la identidad de la imagen que tienen de si mismo. La diferencia entre la inteligencia animal y humana está en el proceso de abstracción que el hombre ejecuta sobre la imagen o imágenes. No basta con mezclar las imágenes y hacer nuevas imágenes con ellas. Para abstraer es necesario identificar los elementos comunes, en un grado no material que se da por similitud, nunca por igualdad; y formar con ellos el concepto que tiene características de nuevo, general y no material. La belleza no es un concepto material. Todo lo existente es, pero la belleza es armonía de formas propias del “espíritu” humano. Así mismo la grandeza, la sabiduría, lo exacto etc. Todos estos conceptos tienen como medida la dimensión del espíritu humano y se justifican a si mismos en relación a su estructura espiritual. Aquí comienza el “ser humano”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada