ADVERTENCIA


Este blog necesita colaboraciones voluntarias para seguir publicándose: por lo que solicito de la buena voluntad de mis lectores y para continuar con el trabajo, una contribución monetaria a ser ingresada en el banco Santander a:

Nombre de

Jorge Antonio Lastra Rodríguez

Banco Santander

España

CCC:

0049 6800 09 2290019401

IBAN en formato electrónico:

ES2200492478652094015209

IBAN en formato papel:

IBAN ES22 00492478652094015209

Swift: BSCH ESMM

Gracias anticipadas.

Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN

Este libro fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.



002.11 LOS TÉRMINOS ABSTRACTOS.


Los términos abstractos no existen en la realidad material. Son producto de “algo” que llamamos: espíritu, al discernir en la imagen material elementos de similitud de acuerdo al orden que el espíritu tiene “per se”. Dicho orden es propio de la dimensión del ente espiritual que nos ha sido dado y no tiene que ver con el orden material formado por la energía y sus “leyes”. De aquí la diferencia entre las imágenes materiales y los conceptos abstractos propios del hombre.

En realidad cuando se habla de conceptos abstractos se quiere expresar la diferencia de “mundos” entre el propio del ser humano y el mundo material que nos rodea y del cual formamos parte, pero como seres, en esta dimensión, debemos entender que si el hombre detenta esa “capacidad”, es también en el universo, como entidad total, que ella existe. Así pues, si el “mundo del hombre” no está formado sólo por lo material, como analizaremos después, podemos deducir la existencia de otras realidades que no sean de orden físico, en el sentido de contener materia como la conocemos; y también la existencia de “Una Entidad Absoluta” que determina, mantiene, pensó y creó la nuestra.

El espíritu tiene su propia forma de ser y también sus leyes que lo informan. La forma de ser espiritual es diferente a la forma material en varias cualidades: es inmortal, ósea no desaparece al no estar constituido de partes, sino que es un todo homogéneo. Su substancia es de energía pura, es decir, no tiene la “desaceleración” que formó la materia, sino que se mantiene "determinada" en el ser de lo que es. Su esencia no es propia, ha sido creada por un Ser no creado. Y permanece en el ser por siempre. Lo dicho será, partiendo de su capacidad “cognoscitiva”, el desarrollo analítico que sigue.

Para tratar de entender, de acuerdo a nuestra capacidad siempre limitada, es prioritario determinar la no materialidad de la idea abstraída de las imágenes sensoriales materiales. La imagen no es la idea, es decir, la imagen se forma a partir de lo que nos rodea y del conocimiento de nuestra realidad corporal y síquica, a través de los sentidos tanto externos como internos. Es producto del percibir. Del “estar” en un lugar sitio o cuerpo, en medio de transformaciones y entes que cambian y se muevan. Somos “grabadoras” de imágenes sensoriales con una velocidad de captación rapidísima. Nuestros sentidos, como los de todos los animales “mentaloides”, están desarrollados, adecuados y habituados a ciertas funciones específicas y cumple muy bien con su tarea en la mayoría de los casos y situaciones. Las imágenes pueden ser formadas por contacto directo o mediante el uso de sonidos, palabras, dibujos, fotos etc. Todo lo que llega a nuestros sentidos forma una imagen en la medida de su “aproximación” a lo que llamamos “atención”. O sea, de acuerdo al interés que despierte en nuestro “mi” consciente el objeto, ruido, olor etc., percibido. Las imágenes no son “neutras” conllevan una carga emocional dependiendo del factor: “emisor perceptible”. Pero, por el momento, no nos detendremos en este factor, el análisis es hacia la forma de conocer, no del sentir emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada