ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.21 LAS NECESIDADES BÁSICAS.




Las necesidades básicas de la vida material son: salud, comer, dormir, reproducirse y el afecto; las necesidades del espíritu están representadas por un intangible llamado: amor. Pero lo inmaterial puede hacer vivir al cuerpo sin ninguna de sus necesidades básicas salvo el afecto, cosa que lo material no puede hacer. Hay hombres cuyo sacrificio de las necesidades sensibles es categórico, viven más allá de lo físico y las necesidades básicas no constituyen un problema para ellos. Inclusive hay casos de personas que han vivido sin comer por años. Si bien son excepciones indican la existencia de “algo” que puede dominar la parte física del ser humano y evidentemente, tiene un nivel de vida mayor y está en otra dimensión de existencia. Todo esto es parte del conocer humano y no sólo lo lógico-matemático. Reducir el conocimiento a la mera pretensión científica del saber, es poner lo “seguro” sobre lo verdadero y limitar el conocimiento humano al desarrollo y dominio de lo meramente material. Claro que estamos aquí: en un universo material finito; pero la dimensión de ese universo y su aparición con el tiempo y el espacio, es una determinación de alguien superior al universo mismo. Y esto, si no se toma en cuenta, limita y disfraza la “visión” que el hombre tiene de si mismo, con las consecuencias, graves y absurdas que hemos observado en el transcurrir de la humanidad y sobre todo en el siglo XX.
El hombre no hizo el Ser, ni el universo ni a si mismo, sólo lo conoce de una manera limitada y lo utiliza para la realización de su ser material. Cualquier otra premisa, con respecto a esto, es espuria; y conlleva consecuencias de ideas y acciones, desastrosa para la humanidad.
Estamos y aparecimos aquí: en una dimensión que nos es desconocida. Arañamos la vida, el tiempo y las cosas, en un continuo pasar desordenado y breve; todo nos es ajeno menos nosotros mismos. Y es, en esa interioridad personal y única, donde hacemos y somos el “continuo cambiante de existencia” que juzga y determina cosas y seres, en consonancia con una dimensión de vida no hecha por nosotros. Pasamos y de nuestro pensar y hacer quedan cosas, pensamientos y hechos, acordes con la vida del transcurrir “marcado”; pues “marcamos” los instantes de conciencia, es decir: determinamos al pasar, en el tiempo y el espacio, los tres segundos, más o menos, donde nuestra conciencia determina y juzga sobre lo que le sucede. Las obras humanas materiales son modificaciones del ser material en cuanto a su forma; pero las determinaciones personales intrínsecas a la persona humana, “marcan” la dimensión espiritual de cada uno e influyen en las determinaciones de aquellos y aquello que nos rodea. El vivir, más que el hacer, es determinar el ser en relación con la existencia vital que poseemos. O sea, fijar nuestra esencia espiritual en determinaciones acordes o no con la realidad del Espíritu; al hacer esto “construimos” una dimensión de ser que hace nuestro estar en lo material determinante en cuanto a lo “fabricado” y pensado. Y al pasar llevaremos y dejaremos las determinaciones hechas en nuestro interior, como legado y vida de la potencia de nuestro ser personal en las relaciones, cosas y pensamientos ajenos. Toda esta inmensidad de situaciones, hechos, pensamientos y obras, forman la dimensión humana que atraviesa la historia y modifica las formas del ser material y altera la corriente suave y armoniosa del espíritu. Pero aquí comienza la interacción social entre las personas y su definición con respecto a la Entidad Espiritual Suprema, a la que normalmente se denomina: DIOS.

2 comentarios:

  1. Efectivamente,hemos de hacer camino espiritual,dar carácter al SER y proyectarlo sobre la materia.
    Ello,conlleva reflexión,compromiso,estudio y generosidad...SEREMOS EN TANTO EN CUANTO NOS UNAMOS A LOS DEMÁS,DANDO SIEMPRE LO MEJOR DE NOSOTROS MISMOS...!
    Mi gratitud por tus posts,amigo.
    Mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, M.Jesús, la filosofía, la sana filosofía, lleva a Dios; pero cuando las definiciones racionalistas buscan establecer lo verdadero en la subjetividad humana,se hace el caos; éso es lo que ha sucedido con estos últimos 400 años de filosofar: se quiso hacer y partir de la entidad subyacente del hombre en si mismo, como la base del verdaro pensar sobre el ser humano y lo real: Esa es la herencia cartesiana; a Dios gracias, desde Husserl, Maritain, Bergson, etc. se vuelve a una dimensión de pensamiento donde la base es la relación entre el objecto y el sujeto y por ahí andamos, pese a las corrientes materialistas y existencialistas primarias que quieren volver a lo ya pensado y reprobado.

    Saludos y cariños
    Jorge A Lastra

    ResponderEliminar