ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.42 EL CONOCIMIENTO DE FE 2




Los hombres no tenemos ser suficiente para crear de la nada, en realidad nadie, salvo Dios, posee esa Potencia de Ser; así mismo, nuestra razón no tiene ideas absolutas que pueda poner como base del pensamiento donde no se encuentre posibilidad de error. Creer lo contrario es utópico y conlleva las fantasías de pensamiento que han inundado a la humanidad durante siglos. La realidad de lo creado es su existencia aquí y ahora, por eso el idealismo tiene que negar la realidad de lo real mediante la sujeción a las ideas. Es cierto que el Ser Supremo al crear, crea al modo y manera de como Él Es; es decir, la creación tiene la marca de quien la hizo; y no sale de la nada, se hace sin nada, por pura potencia de ser. Lo creado “habla” del Creador, nos da las pautas de lo que Él Es y, aunque no es todo lo que Él Es, ni tan siquiera una pequeña parte, su “lógica”, si se puede emplear este término, sustenta las formas y maneras de lo creado. Por eso la filosofía, puede llegar al concepto de Dios, pero un una proporción mínima dada su infinitud .Por otra parte la humanidad, viviendo en el dolor, la enfermedad y la muerte, busca redimirse y escapar de los ciclos vitales negativos, destructivos y dolientes, mediante diferentes formas de llegar al ser verdadero, a la trascendencia del ser que posee, para así sobreponerse o sobrellevar las corrientes de sufrimiento y muerte que nos acompañan. La filosofía China, Hindú y Budista, entre otras, han buscado este camino con éxito relativo aunque concluyente; sobre todo el budismo que ha encontrado en la “ataraxia”, el no deseo, una forma de estar sobre la vicisitudes del “pasar”. También en Occidente con la filosofía griega en las corrientes epicúreas, estoicas y escépticas, el concepto de “ataraxia”, la no turbación, la calma, el no tener “dolor”, el satisfacer todas sus "necesidades" es determinante en la búsqueda de la “salvación” con respecto al sufrir. Hay que tener muy claro que el conocer no es necesariamente quitar el sufrimiento, el sabio también sufre y en realidad el conocimiento sólo es válido, si muestra el camino hacia una forma de vida donde el hombre logré la felicidad total a la que aspira. Pero para ello debe reconocer dos verdades primeras: una, que él es un ser contingente, no es por si mismo; otra, que su potencia de ser es muy limitada. Si no acepta esto, inventará utopías donde él se hace a si mismo dios y tropieza, una y otra vez, con la realidad. Los mundos del hombre no duran, son pasajeros y no dan vida, ósea no son vitales; duran un tiempo en el ser y se destruyen cuando el ser que los sustenta se transforma o lo transforman; pongamos por caso las maravillas de la antigüedad; sólo quedan las pirámides y eso en unos 5000 años, nada para el tiempo del hombre, o más aún de las edades geológicas o peor aún la edad del universo. De aquí las preguntas sobre la dimensión que nos rodea, de la cual formamos parte y de la maravilla de ser que alcanzamos por nuestros sentidos y aparatos. Todo esto pide respuestas; de nada vale cerrar los ojos o hacer, con la inteligencia, mundos de ideas donde la realidad se trasforma para nuestro consumo de pretensiones de soberbia y no tiene más “validez” que la dada por nuestra limitada potencia de ser. No hacemos el mundo, ni la naturaleza, ni el universo y menos aún el Ser. No aceptar esto es no pensar con sano raciocinio y caer en la intrascendencia de lo finito-limitado. ¡Cómo amamos nuestros sueños! Y ¡cómo nos engañamos con fantasías de ser! La fe, es fe de razón suficiente; es petición de principio, pues lo que existe nos depasa de manera infinita. Si no creemos, creamos accidentes de ser que en nuestros deseos, sustituye el verdadero Ser que nos pensó, creó y permitió el desarrollo de todo; sin ese Ser habría NADA y la nada es el vacío de ser, la ausencia de ser. Por eso, primeramente, creo en un Ser no creado y creador que existe sin que nada ni nadie le diera existencia; sin ello la razón se pierde en la indagación de que fue lo primero que hizo lo primero que fue hecho; y esto no tendría final, siempre sería un infinito de investigación que no puede justificar lo que es y al que Es. Este Ser tiene cualidades de ser y de existencia no imaginables por nuestra pobre razón de pensar, por nuestra potencia de ser tan limitada. También creo en la búsqueda continua y angustiada, a veces, de esa realidad que justifique el ser y nuestro ser. Así mismo, afirmo la existencia de muchos hombres que hicieron diosecitos de diferentes formas y sentidos, para dar forma, al alcance de lo humano, a la sed de respuestas que la razón, la sana inteligencia, nos pide. Más aún, constato la ausencia de la felicidad que nuestro ser nos exige y desea, en una realidad de ser, aquí en el planeta tierra, donde los hombres hemos hecho, de un paraíso, una realidad de terrores; y he estudiado, si bien someramente, las ideas de hombres que querían sacar a la humanidad, del marasmo en el cual estamos metidos: Buda, Confucio, Sócrates, entre los más conocidos; y miríadas de otros que quisieron redimirse y redimir a los demás, mediante la fuerza de su espíritu, en la exploración de la verdad. Pero lo que en hombre en su búsqueda de Dios no consigue descubrir del todo, es "la Esencia" de ese Ser que lo hizo y lo impulsa a encontrarlo. Pero aquí la pobreza del pensar humano la suple el Ser de seres, con su intervención en la realidad del hombre; aunque su intervención forma parte de esas singularidades que la ciencia, conocimiento de lo general, no puede sino nombrar y, estando hoy, en una realidad de pensamiento que endiosa el conocimiento científico como el “non plus ultra” de la sabiduría, no se acepta, con la debida resolución, el pensamiento de que DIOS hable al hombre y le revela su forma de Ser. La negación de la divinidad y de lo divino, grave error de la filosofía y del mundo moderno en general, excluye el conocimiento de lo más importante que el hombre tiene como ser vital; quita la idea de la trascendencia humana y reduce al hombre a la mera dimensión de un animal más evolucionado.

2 comentarios:

  1. Jorge Antonio,mi gratitud por estos artículos sobre "el conocimiento de fé".En estos momentos de crisis económica,crisis de valores,crisis de la naturaleza...El hombre reflexiona y se pregunta muchas cosas,que sólo sabrá dar respuesta desde la luz de la fé.El hombre ha de volver a la humildad para acercarse al Creador y ser consciente de que, su espíritu logrará el equilibrio cuando se hermane con la naturaleza y con los demás hombres,repartiendo equitativamente la riqueza y mantieniendo la paz.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso.FELIZ FIN DE SEMANA...!
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Gracias Majecarmu, en realidad la fe siempre está presente pero no está dirigida hacia quien debiera. Tenemos tantas sombras¡ y es tan poco lo que vemos de la dimensión de lo real que parece que todo se pierde en la oscuridad del mundo egoista, primario e indolente en el cual vivimos; pero hay que tener esperanza, muchos hombres buscan sinceramente y muchos otros creen aunque de manera superficial, más al final la LUZ triunfará.

    Saludos y cariños

    Jorge A Lastra

    ResponderEliminar