ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.49 EL SER.




CONOCER Y SER

EL SER


La noción de ser pasa por comprender el sentido del concepto: “nada”, ésta es la entidad mental del no ser que siendo nosotros “algo”, no se puede entender sin esfuerzo mental apropiado y, aún así, de manera sumamente imperfecta. 
Hagamos un pequeño ejercicio con la imaginación y tratemos de aproximarnos un poco al concepto y a su idea:
 Estamos en una cápsula transparente que sale de la tierra a una velocidad inmensa, pero que nos permite ver la realidad fuera de ella; se “eleva” en línea recta y no varía su rumbo hacia ningún lado ni arriba ni hacia abajo. La tierra se hace pequeña y la luna desaparece instantáneamente de nuestro lado, aparentemente ganamos velocidad y el sistema planetario empieza a quedar lejos girando los planetas alrededor del sol; las estrellas de la vía Láctea desfilan raudas a nuestro paso y las galaxias se perciben girando en torno a su centro gravitacional, donde se supone trona su agujero negro. Pasan y pasan galaxias, nubes de polvo, enanas rojas, enanas blancas y toda la muralla de galaxias, nubes y fenómenos propios de nuestro universo; pero poco a poco, la luz inmensa de la creación material, se hace más y más pequeña hasta quedar reducida a una luz como la del sol visto desde la tierra. De pronto, toda luz desaparece de nuestros sentidos, una negrura y un silencio que parecen infinitos e imposible de aceptar, nos rodea; cada vez nos alejamos más de no sabemos donde; pero de repente la cápsula se detiene y el silencio, la oscuridad y el fin del tiempo y del espacio nos rodea. ¿Qué hay ahí, fuera de nosotros? ¿Transcurre el tiempo en el exterior de la cápsula? ¿Hay espacio alrededor? ¿Dónde estamos? ¿Sobre qué nos hemos detenido? Sólo nuestro ser y la cápsula externa e interna son; alrededor… la NADA.
 La nada no existe, no es; sólo por oposición a lo que es, se puede determinar como sujeto mental, nunca como realidad objetiva. Pero dado que no es, ningún ser puede “nacer” de ella o determinarse por ella. Sin embargo el ser existe de muchas maneras, pero ES. He aquí la paradoja: el ser ES y no sabemos como, rodeados de NADA,  podemos decir que algo ES. Escribo luego SOY. Pienso luego existo (Cogito ergo sum), compruebo mi existencia, mi algo en oposición a NADA, pero ¿por qué y como soy? Yo no me hice a mi mismo, aparecí y estoy, pero ignoro de que manera mi ser es, sino a través de una dimensión material que no hice ni me pertenece; aparecí sin pensarlo, pedirlo o desearlo; soy pese a mi querer o hacer, pero si sé que procedo de alguien anterior a mi, que por él ser, me donó el ser, al menos en lo material; esto no hace falta probarlo sino verlo como principio causal de la vida en la materia, ya que todos conocemos el proceso. Pero y ¿la materia que forma mi cuerpo de donde salió? Pues antes de mí hubo otro ser material y antes otro y anterior otro, hasta que la cadena se haga o infinita o requiera un principio de SER que Es, sin que antes de Él, alguien o algo, fuera. Infinita no puede ser, pues es como decir que no hay un principio de donde las causas proceden; ósea: es como pedir ser al no ser, a la NADA. Pero en la dinámica del pensamiento humano, acostumbrado a los efectos y las causas, el aceptar un Ser que ES sin haber, antes de Él, algo o alguien, nos resulta ilógico; pero no es más que el hábito mental de nuestra inteligencia que razonando quiere que su sistema de pensamiento “sepa” el por qué de aquello que tiene otras dimensiones de comprensión, vida y ser, diferentes a nuestras facultades inmensamente imperfectas al conocer. Pude ser que la materia siempre existiera y fuera desde “siempre”, pero entonces no cambiaría, pues ya hubiera logrado su posibilidad de realización hace mucho tiempo, dado que su tiempo sería eterno. De aquí que la materia tiene que darse en un momento del tiempo y del espacio, cuyo antes era su no existencia, su no ser. Pero entonces: ¿cómo y quién o qué la puso ahí? La ciencia actual nos explica el comienzo de la materia mediante la teoría, casi confirmada, del BIG-BANG, la gran explosión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario