ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.34 ELCONOCIMIENTO LÓGICO-CIENTÍFICO.




EL CONOCIMIENTO LÓGICO-CIENTÍFICO
Nada, en lo humano, tienen tanta ascendencia como el poder; nada es más deseado y más buscado que la intrascendencia del “hacer mi voluntad”. El deseo de que las cosas respondan a lo que “quiero” es universal, salvo en los “humildes de corazón”. Toda ambición humana busca realizar sus deseos en la parte material de la vida y muchas veces a “como de lugar”, o sea sin reparar en quien, como o de que manera lograrlo. La lógica de este aserto no es racional es netamente emocional; procede de oscuras regiones del ego y siempre está relacionada con problemas de carencia afectivas profundas y no resueltas; o frustraciones ocultas, resentimientos por vejámenes sufridos y un largo etc. que lleva a la pobre humanidad a querer compensarlo con el placer, el lujo, el “dolce far niente“, o la actividad desbordante y olvidadora, en un juego de “se hace lo que yo digo” continuo y muchas veces implacable. Al lado de ello esta, también, el hombre que sabe equilibrar el poder y lo hace por una especie de “vocatio” interior que le empuja a servir a los demás sacrificándose a si mismo; pero esto último sucede la menor parte de las veces.
El poder esta de varias maneras supeditado a dos expresiones de la actividad intrínseca humana: la fuerza bruta o el conocimiento. En la fuerza bruta el “animal” más poderoso se impone al más débil y lo somete a su voluntad; el sometido deja de ser el mismo y se transforma en apéndice obediente de la voluntad del otro; esto, por supuesto, con todas las variantes de los múltiples casos donde este ”juego” se da. En el poder del conocimiento, las razones que imparte el más capacitado, hacen que las personas normalmente equilibradas, acepten la “imposición” de lo acordado como lo más conveniente y así el que pueda expresar, sugerir y guiar de manera más clara y precisa a los demás, tendrá un ascendiente sobre ellos que le otorga el mando, nunca el poder.
El conocimiento científico es un acólito del mando, nunca del poder, aunque este se apodere de él y lo mal-use para sus fines perversos. La ciencia es neutra, o al menos debe serlo para ser precisa y válida. El conocimiento científico surge de la necesidad de conocer la “realidad” lo más exactamente posible en su “expresión” de ser. Pero como estamos “envueltos” en “realidades de ser” diferente a nosotros y, como aun nuestra propia realidad nos es en gran parte desconocida; dependemos de la “realidad” para vivir, existir y ser, así como del conocimiento y “manejo” que tengamos de lo real. De aquí la importancia de la ciencia como “descifradora” de ciertas claves de la naturaleza que son constantes repetitivas del porque la “realidad”, la parte que conocemos al menos, es como es. Al descifrar las claves del comportamiento natural, podemos hacer, mediante la técnica, objetos y máquinas que rigiéndose por dichas claves, léase leyes naturales, hacen de toda la actividad humana una interventora en el mundo de las cosas y de lo natural de una manera significativa; cambiando, modificando e interfiriendo, en mayor o menor medida, en los ambientes naturales donde opera.
Pero el conocimiento científico no es disperso ni espontáneo; tiene su método y su manera de acceder al resultado de su búsqueda. Tiene una forma de llegar al “ser” de las cosas que implica una disciplina y unas prácticas del ensayo-error que se sustentan en hipótesis racionales bien fundamentadas; normalmente las hipótesis son derivadas de planteamientos filosóficos que sitúan lo racionalmente correcto dentro de lo que se puede probar por el método experimental. Los planeamientos filosóficos adecuados se realizan normalmente por una actividad de la razón humana que recibe el nombre de “Lógica”. La lógica es el uso debido de las actividades de la razón, siguiendo los parámetros del pensamiento, estudiadas hace siglos por Aristóteles y copiladas, resaltadas y resumidas por generaciones de pensadores a lo largo y ancho de la actividad discursiva humana, sobre todo en el “mundo” llamado “occidental”.
La lógica es universal en los seres humanos, es decir, procede de la misma forma, dentro de la actividad discursiva de la mente. Trabaja con los conceptos, determinaciones idearías, y tiene capacidad de hacer surgir nuevas ideas en la mente de quien la utiliza.
Distingamos un poco el proceso:
1) Los sentidos perciben imágenes, visuales, auditivas, táctiles, gustativos y olfativas, para citar las percibidas por nuestros sentidos externos.
2) Las imágenes sufren un proceso de asimilación, comparación y transfiguración de acuerdo a la mente de quien las percibe.
3) Las imágenes semejantes son comparadas y la inteligencia extrae los elementos comunes en las imágenes diferentes; y se forma una idea.
4) Se clasifican las ideas de acuerdo a un grado de importancia, determinado por su orden de universalidad.
5) Se estructura un todo ideario que impone orden en las ideas de acuerdo a su importancia y su semejanza unas con otras. Este orden es muchas veces de índole personal, pero aceptado por una gran mayoría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario