ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.39 EL CONOCIMIENTO INTUITIVO 2




Pero entrar allí no es fácil, hay que despojarse de muchas cosas inútiles como: preconceptos, estructuras formales, impulsos emocionales primarios y toda la parafernalia de sentimientos, miedos y prejuicios que llevamos incrustados en el ser desde al infancia y como consecuencia genética. Además el camino requiere soledad, silencio, valentía y amor hacía si mismo y los demás. Pero cuando las tinieblas se disipan y el ser es encontrado, la vida y la claridad es una constante en el interior de nosotros mismos. Todo se ve como bueno, pero se distingue el mal, todo es lo que es, no lo que creemos que es. Se vive en la “verdad”, se siente la felicidad, todo es nuevo en cada instante y uno no quiere salir de esa contemplación de su realidad de ser. Dios es tan evidente que resulta absurdo poder pensar que no es. Pero no quisiera seguir en este camino pues pienso hablar de ello en la parte del conocimiento místico y sobre todo en el conocimiento de amor.
El conocimiento intuitivo extrasensorial, es perceptible nunca pensado, si bien cuando se siente se pueden hacer “pensamientos” sobre él; pero, estos pensamientos, nunca son la realidad que se percibe sino aproximaciones a esa realidad. Intuir es entrar en contacto con una realidad de ser que siendo nuestro ser, es desconocida por la mayoría de los humanos; es tener conciencia de lo que en profundidad somos y no solamente de la parte material que nos informa.
La intuición existencial-extrasensorial es la contemplación más profunda que como hombres podemos tener en relación al ser, salvo la contemplativa de Dios. Es o son los instantes donde la realidad de la verdad se nos muestra de una manera patente y directa sin la “mascara” de los conceptos. Pero es conseguida tan pocas veces y por tan pocos que parece no tener o ser realidad sino en los que la perciben; no obstante forma el conocimiento de la realidad más perfecta y universal que cualquier humano puede tener en el nivel de conocimiento natural y a la vez es la dimensión que nos hace lo que somos.
El ser, nuestro ser intimo, es una realidad inconmensurable; no es por nosotros, nosotros somos por ella; no es porque la pensamos, pensamos porque ella es. La realidad de la existencia, viene dada por la necesidad de permitir el ser; y nuestro ser esta conformado por la vida que no procede de nada intrínseco a nuestro pensar; es con nosotros pero no la hacemos, no le damos ser, lo tenemos y aprovechamos gratuitamente.
La intuición extrasensorial, nos permite “ver” la realidad por la cual somos, pero su dimensión es tan inmensa que no podemos sino tener un atisbo de ella.
Nada, salvo el Ser Supremo, es tan intrínsico a mi mismo como yo mismo, esto que parece redundante trata de explicar la “vivencia de ser” cuando “percibo” mi ser.
El componente básico de mi “realidad intrínseca” es el “yo”, la identidad que hace sentirme “mi”; está es tan real que no puedo, como la sustancia de las cosas, tener una idea clara de ella; me depasa siendo “yo mismo”. Una cosa es poner en palabras el “yo” y otra muy distinta tener la intuición, por milésimas de segundo, de la realidad de aquello que me permite ser “yo” y no el otro: ¡No puedo no ser “yo” siendo ser! Pero la “captación” de esta realidad sucede en un instante frágil y pasajero que desaparece casi al instante de “tocarlo” con mi mente intuitiva. No hay que confundir el “yo” natural y único con el ego, éste procede de definiciones personales del individuo al contacto con la realidad que va formando su dimensión de hombre; el ego está formado por imágenes sensible o formadas por la parte imaginativa del hombre y se da también en los animales “mentaloides” superiores. El “yo” es “espíritu” del alma, dimensión en el ser que depasa al ser, pues lo hace determinado en una única dimensión de existencia. Tiene identidad propia y diferenciada, aunque ES ser semejante al del Ser Supremo; en nosotros es determinación única y propia que permite a mí ser “ser mí”, pero creado en el tiempo y el espacio. Quienes hayan tenido la intuición de esta realidad, pueden tener por seguro que han llegado a lo más profundo que, por nosotros mismos, podemos alcanzar en la contemplación de la realidad de nuestro ser personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario