ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.27 EL CONOCIMIENTO SOCIAL







Lo social es la suma de los actos físicos, intelectuales y de grupo de individuos, mezclados, “consumidos” y “ordenados” en función de la convivencia grupal. Tiene carácter de “posteridad”; es decir: no es anterior a la persona sino consecuencia del actuar de esta, y no “vive” sino hay personas que lo alimenten y determinen. Vivimos en sociedad, nos determina de varias maneras, pero no somos sociedad, sino personas que aceptan o cambian formas sociales. Lo social es toda determinación humana que es adquirida en o por grupos, naciones o etnias, de manera consuetudinaria, es decir: que sobrevive, en función de las personas, en grupos que la sustentan.
Las personan solitarias tienden a crear sus propias determinaciones y actúan en función solamente de su sobrevivencia o bienestar; pocas personas viven totalmente aisladas; pero el hecho que las haya y puedan sobrevivir, indica la no necesidad de lo social como principio de vida.
Las determinaciones sociales se pueden desarrollar de muchas maneras; pero las fundamentales están en el orden del conocimiento y de las costumbres. En el orden del conocimiento se encuentran: las científicas, las artes, el lenguaje, las letras y las practicas: agricultura, artesanía, manualidades etc. Entre las de costumbres: la política, el comportamiento social, los usos y vestimenta etc. Forman un entramado variado y vistoso; rico y pasajero que hace del mundo humano algo diferente y promisorio, en medio de las otras formas de vida. Cada grupo de determinaciones tiene categorías de importancia, en influencia sobre la vida de las personas, de acuerdo a ciertos momentos y movimientos históricos que las sitúan en uno u otro nivel de preeminencia. Nunca están fijas, siempre varían y cambian. Una sociedad donde todo se mantiene fijo, se muere; pues las determinaciones tienen “alma”, es decir: no son sólo costumbres o conocimientos formales, fueron determinados en función de una inquietud, vivencia o interés de un grupo y necesitan renovarse, en el interior del ser humano, para tener vigencia y “vida”. Renovar determinaciones sociales, consiste en donar, a una determinación dada, nuevo impulso vital de interés, y esto sólo la persona humana puede hacerlo; si el impulso vital no se realiza, la determinación se cosifica y se hace detestable para la aceptación humana. Al no haber aceptación, en la interioridad de las personas, la determinación es rechazada por la voluntad consciente de ellas y no las mueve hacia los parámetros de comportamiento necesarios para realizarlas; así las determinaciones que perdieron sus “vivencias” están muertas.
Lo social tiene su base y fundamento en al persona humana, se puede influir, cambiar o hacer pensar a muchas personas de una manera inadecuada; pero las determinaciones, así creadas, no resistirán la prueba de la vida real donde los seres están y se mueven. El principal factor “vital” de ellas, es la verdad: adecuación entre lo determinado y los seres reales que nos “envuelven” y somos. Sin la verdad, las diferentes determinaciones, acaban por verse en el espejo de lo real y sucumben al no poder estar de acuerdo con lo que es. Nada humano “vive” si no tiene su confirmación en el ser de las cosas o en su propio ser; y no por la vida que nosotros le podemos trasmitir, sino en función de algo más elevado que la propia estima interior dada a una determinación, la cual puede ser, en la persona, un deseo, una compensación o una imaginación. Lo real no es imaginable, ni totalmente asumido por al persona humana; sólo una parte válida, de la realidad, nos es posible incorporar en el ser interior y ,esa parte, no puede ser el sumo de la realidad; de aquí el cambio y la “falla” de las determinaciones sociales. La limitación del ser personal, conlleva la limitación en la dimensión social. No es válido pretender que cambiando la sociedad se cambia el hombre; es cambiando al hombre como se cambia la sociedad.
Cuando se habla de lo social, lo más determinante parecen ser los usos y costumbres sociales; pero esto, es sólo una pequeña parte del entramado social donde se “mueve” el ser humano. Lo social es: ciencia, política, comunicación, diplomacia, religión etc. Pero todo pasa por el filtro interior de una o muchas personas y son éstas las que le dan vigencia y validez. No hay sociedad sin personas, así como no hay ciencia sin científicos. Las realizaciones humanas son, primeramente, de orden interior; es en la interioridad donde se definen y proyectan las obras de los hombres: “de la abundancia el corazón habla la boca” dice la Biblia; y Jesús de Nazaret, afirma: “lo bueno o lo malo sale del corazón”. La interioridad humana es la base, el sustrato, de la realidad social.
La maraña de cosas y aún más de pensamientos no realizados, es inmensa; pero comparado con la realidad es insignificante. Hacemos y compartimos con la naturaleza la posibilidad de “fabricar” formas; pero utilizando el ser de otras materias, nunca sacándolas de la nada; esto, que parece una perogrullada, es necesario afirmarlo categóricamente para no caer en la mentira de la soberbia, ante la magnitud de las obras realizadas.
Los usos y costumbres sociales marcan y han marcado cada civilización y cada tiempo vividos por el hombre, de aquí que parezca esencial y determinante lo social; pero no es así, la esencia está en la persona y son la multitud de pensamientos, voliciones y actos personales los que hacen la sociedad. Cada tiempo, cada sociedad son diferentes y tienden a conservarse incólumes sin lograrlo; pues la mente cambiante de cada persona y los nuevos seres que nacen no conservan lo anterior sino en una pequeña parte. Vivir, a nivel de ser humano, es cambiar de usos y costumbres, lo cual siendo difícil y complicado para los mayores, es fácil y deseable para los jóvenes. Pero estos cambios no son de esencia, son de definiciones y puntos de realización o definición del ser de cada uno.
Una sociedad es el conjunto de seres que aceptan y promueven una determinada manera de ser. Se entiende por “manera de ser” definiciones de convivencia adecuada a cada situación de relación interpersonal y con la naturaleza; lo cual implica la tendencia a escoger lo mejor de las actitudes que conlleven a la más adecuada escogencia de formas y hábitos para adaptarse a unas circunstancias determinadas. Las variantes son enormes y las posibilidades sin número; pero todas ellas influyen, en mayor o menor medida, en cada persona que vive en esa sociedad.
El ser social son definiciones de adaptación a ciertas circunstancias vitales, y fomentan la unión entre personas diferentes, en función de lo que se llama: el bien común. Pero el bien común no puede estar por encima de la justicia, las necesidades básicas de las personas y sobre todo de la “caritas”, hacia cada uno de los seres personales que forman una determinada sociedad.
Lo social es parte de una manera de ser, no hace la vida personal sino que la encauza en función de una mejor manera de interactuar entre nosotros y con la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario