ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.67 EL SER RELIGIÓN 3







EL SER RELIGIÓN 3


En las religiones existen características especiales: una, en cuanto a su praxis y otra de acuerdo a la Verdad que refleja cada una. De una parte, el contenido de verdad en cada una, es un factor determinante en la actuación de cada miembro, con respecto a si mismo y a los demás. Así mismo, esta determinante, refleja la inflexión de cada religión en la conducta de una sociedad, de acuerdo al Bien, a las leyes, costumbres, modos, etc de comportamiento social. Pero como la Verdad es una determinante rara vez en concordancia en los seres humanos, se hace necesario aclarar que es la verdad y esto, aún que tratado anteriormente, conlleva, en las religiones, un factor no determinado como es la referencia a lo que está más allá de lo material. La inclusión de este factor es fundamental en las religiones y no dependiente de la razón humana sino de características de la imaginación, fantasías, estados psicóticos o revelaciones verdaderas de seres que existen más allá de lo que podemos observar por y con nuestros sentidos materiales; y requiere lo que llamamos fe. De aquí que el hombre, aferrado a su ser material, no quiera creer en cosas que despasen la constatación de lo sensible y pida “pruebas” de la existencia de esas verdades que están más allá de lo demostrable. Pruebas hay; pero son pruebas de carácter individual más que colectivo y estas últimas son creídas por la mayoría de quienes las sintieron y frecuentemente rehusadas por aquellos que no tuvieron contacto con ellas.
De otra parte: los individuos que practica una religión o creen en ella, actúa de manera diferente en referencia a sus postulados. Las actitudes como: observancia de su reglas; la creencia más o menos profunda de sus doctrinas, enunciados o “misterios”. La obediencia a los líderes religiosos; la realidad existencial en lo creído y su comportamiento al respecto y muchas otras características más, determinan una conducta personal de aproximación a una determinada religión o creencia. De aquí que el juicio generalizado sobre una religión no es posible sino en el marco de la Verdad a la cual se refieren sus principios.

Las “grandes religiones”, son, por orden de antigüedad:

      1. El Hinduismo. (Varios milenios antes de Cristo)
      2. El Judaísmo. (Mil setecientos años A.C.)
      3. El Budismo. (Cuatrocientos años A.C.)
      4. El Cristianismo.(Desde el nacimiento de Cristo)
      5. El Islam. (Seiscientos veinte y dos D.C.)

1) El hinduismo, no obstante ser el más antiguo, no es una religión sino muchas religiones asimiladas en un concepto más o menos unificado. Provienen, en principio, de lo arios que invadieron la India milenios atrás y trajeron con ellos su religión panteísta, según se cree. Instalados en el subcontinente, su religión se mezcló y asimiló las religiones, creencias y formas religiosas de los pueblos conquistados. Lo cual siguió haciendo y hace actualmente. Por lo que, la permisividad del hinduismo ha sido y es, su manera de permanecer en “activo”.
Es difícil establecer unos parámetros generales en ella, pues en su seno conviven creencias: monoteísta, espiritistas, politeístas y muchas otras, en pequeñas proporciones, en los diferentes lugares del país. Su formación ecléctica es asumida como una manera de creer en la dimensión humana de la búsqueda de la divinidad y lo divino; pero sin llegar a una definición y precisión de lo que existe realmente más allá de la pura búsqueda, definición y entendimiento humano, con respecto a la divinidad. Esto hace del hinduismo una religión cuyo sentido profundo recae más en la persona que asume su contenido, o uno de ellos, que en la dogmática de fe de las otras religiones sobre todo las monoteístas. Se podría decir que es una religión de religiones; osea, una amalgama de creencias no bien definidas y en constante búsqueda de verdades más precisas o determinantes, pero nunca dogmáticas. El hinduismo es una representación heterogénea de lo que el panteísmo puede llegar a ser, pues la verdad difusa de sus múltiples definiciones, no termina de expresarse de una manera consona con una realidad que nos depasa y nos depasara siempre, de manera ineludible. Su difusa concepción de lo divino está más a nivel de escuelas y personas que en una definición precisa, humanamente hablado, de la realidad a la cual hace referencia. Hay, es verdad, hombres que llegaron a una gran altura espiritual en la búsqueda de lo divino y la divinidad; pero es más un esfuerzo de sinceridad y búsqueda personal que la mera asunción de la verdad predicada por el hinduismo.
Sí, se cree en un dios único: Brahma; pero también se afirma que todo es él y no hay nada fuera de él; todo es ilusión. Lo cual es una forma de panteísmo. Aunque esto es aclarado y negado en los textos védicos, donde se habla del amor hacia la divinidad y la unión personal con ella.(1) A la vez Brahma puede interpretarse de varias manera: una como ser real, otra como creador y una tercera como sabiduría. Haciendo así una especie de trinidad divina que no es tal pues sólo existe Brahma. Los otros dioses son avatares, representaciones o encarnaciones de él y nada existe fuera de él con existencia propia. La trinidad hindú recibe los nombres de: Brahma, Visnú y Shiva
Su creencia en la reencarnación, la ley del Dharma, el Karma, la Samsara, y el fin de la cadena de reencarnaciones: la moska, aglutinan la definición de búsqueda de la liberación para dejar la cadena de vidas y pasar a formar parte de lo divino.(1)
(1) http://www.mercaba.org/DicTF/TF_hinduismo.htm

2) El judaísmo es la primera de las religiones reveladas y trasmitida por libros, es decir de manera escrita, pero también, de manera oral.
Se entiende ”revelada” como la manifestación a una persona o personas, de realidades más allá de lo sensible que existen, crean, dirigen y llevan el universo y mucho más, hacia destinos predeterminados por El ser divino, con la intención de realizar dimensiones de ser más altas que la mera vida de las criaturas o los seres humanos.
Presupone la existencia de una entidad con características de omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia, eternidad en el ser y sin principio ni fin que creó y mantiene en el ser, a todo lo que hizo. Y estas características son únicas en un sólo ser, no hay otro como Él. Mediante su creación, trajo al ser a numerosos entes que Él, con su potencia de ser, mantiene en la existencia. Unos, de esos seres, son inmortales, es decir, fueron creados, pero no desaparecerán jamás y otros que tendrían una vida más o menos breve, pero dejarán de ser con el transcurrir del tiempo, en la dimensión de lo material.
Ese Ser, se comunica con los seres humanos desde siempre y les revela los motivos de su creación y de algunos de sus actos de manera transcurrente, es decir en el tiempo y el espacio de lo material.
La Torah, el libro por excelencia del judaísmo, compuesto por los cinco libros del pentatéuco que a su vez forma parte de los tres libros del Tanaj (antiguo testamento cristiano) fue escrito con posterioridad a su revelación, aunque los mandamientos fueron consignados en piedra desde su comienzo, en el monte Sinaí, donde fueron revelados a Moisés y a los judíos que salieron de Egipto. Algunos autores atribuyen a Moisés el conjunto de los primeros libros, pero es algo totalmente especulativo.
Juega también un papel importante, en la práctica religiosa, la tradición oral. Según las creencias, fue entregada a Moisés junto con la Torah y conservada desde su época y la de los profetas. La tradición oral rige la interpretación del texto bíblico, la codificación y el comentario. Esta tradición oral fue transcrita, dando nacimiento a la Mishná, que posteriormente sería la base del Talmud y de un enorme cuerpo exegético, que se desarrolla hasta el día de hoy por los estudiosos. El compendio de las leyes extraídas de estos textos forman la denominada Ley Judía o Halajá.”(2) (2)http://es.wikipedia.org/wiki/Juda%C3%ADsmo
El judaísmo es fuente y semilla de las otras dos grandes religiones monoteísta: el Cristianismo y el Islam; pero su historia y creencias se mantienen congeladas en el tiempo e incluso hay estamentos de su practica religiosa apegados a costumbres y formas de vida de hace milenos.
El judaísmo está muy ligado a su dimensión como pueblo escogido y su universalidad es limitada por ello; los judíos han sido uno de los pueblos más perseguidos, estigmatizados y dispersos que se conoce; pero la permanencia en sus creencias se ha mantenido.
En años recientes (desde 1947) volvieron a sus antiguas tierras, la de Canaan, en el medio oriente (la antigua palestina) y fundaron un estado, la nación de Israel, que ha suscitado luchas y debates de todo tipo. También hay desarrollaron una tendencia laicitante y pragmática que les ha permitido sobrevivir a los ataques de sus vecinos árabes y hacer de su nación un país rico y en desarrollo. ¿Hasta que punto está tendencia disminuye la influencia religiosa y determina personas sin la mística que lo formó? No es posible saberlo por el momento, pero si tendrá efecto en la manera de ser y comportarse de todo un pueblo y una sociedad que en términos de país es muy joven todavía.
Por otra parte, el pueblo de Israel, es el depositario de la gran promesa de Dios, mediante la cual, el hombre, será redimido de sus grandes pecados, La narración de Adan y Eva en el paraíso, describe la caída del hombre en su desobediencia a Dios que lo creó y conlleva la entrada de la muerte y la maldad en el mundo y la ruina de lo que Dios había previsto para la humanidad. Esto fue posible pues al hombre se le había donado un espíritu inmortal, trascendente y libre, lo cual implicaba la prueba de su libertad y al ser probados no supieron ser fieles al mandato de Dios y siguiendo su libre albedrío, se alejaron de la fuente de sabiduría y gracia que Él les proporcionaba. Pero Dios no quiso dejar al hombre en ese estado y le promete un redentor de su caída. De ahí la elección de un pueblo escogido que traerá al Mesías redentor, para liberar a la humanidad del pecado, la muerte y la condena eterna, por el alejamiento de Dios. Ese pueblo fue Israel y de aquí su importancia para la historia, vida y dimensión de la humanidad.
Para los judíos el Mesías no ha venido todavía, Pero para los cristianos si vino en la persona de Jesús, el Cristo, quien murió en cruz por obediencia al Padre, y redimió a la humanidad de sus pecados.
Los judíos siguen esperando el Mesías y su permanencia como pueblo religioso depende del mantenimiento de esa esperanza.

3) El Budismo es una religión que no tiene divinidad, es más una búsqueda de la dimensión, potencia y cualidad del espíritu humano y la llegada a la unión con su dimensión de plenitud, en lo que llaman el Nirvana, “lugar” espiritual con un trascendente indefinido. Supone una purificación, una trasformación de los deseos corporales dejados de lado, para encontrar la ataráxia, el no deseo, y así entrar en la parte espiritual que carece de deseos materiales y se sumerge en la vida del espíritu de manera total, dentro de lo posible, en lo humano.
Pero el espíritu, mientras no se haya purificado, no podrá entrar en esa dimensión y errará de ser en ser según la ley del Dharma que presupone niveles de subida y caída en cuanto a su purificación. El lado de aquello que nos conduce a la reencarnación, está determinado por el Karma que es la suma de los diferentes actos incriminatorios que se cometen en la vida y tienen que ser compensados por la persona en sus diferentes estados de ser. Mientras no sean compensados se errará de ser es ser hasta que eso suceda. Subiendo y bajando en la cualidad de ser de acuerdo a los actos de su presente. Esto estaba ya presente en al hinduismo, pero en el budismo tiene una tendencia más determinante y profunda que en aquel. Hay que recordar que el influjo religioso de Siddhartha-Gautama, el primer Buda, fue el hinduismo en no se sabe que versión del mismo. Pero si, Siddhartha, transitó los caminos de la ascesis de diferentes gurúes y siguió a grupos que buscaban la liberación de los deseos, mediante todo tipo de mortificaciones; pero al lograr la iluminación bajo la higuera, después de una larga lucha consigo mismo; se convirtió en Buda, recorrió el país enseñando el camino de la liberación, cosechando discípulos y trasmitiendo sus enseñanzas.
Buda es un estado, no una persona en particular, cualquiera que lo intente y logre, puede ser un Buda y a ello estamos llamados los seres humanos Es, si se quiere interponer, el equivalente a la santidad cristiana: la unión mística con la Divinidad. Claro que en está última la unión implica visión de la dimensión trascendente y “penetración”, dialogo e interacción con Dios y los seres que habitan en la dimensión de trascendencia, tanto buenos como malos. Mientras en el budismo se trata de un estado de la mente o del espíritu y no implica divinidad alguna. Es, si se quiere, una búsqueda pensada, estudiada y con escalas de la liberación de aquello que en nosotros nos hace infelices, desdichados o insatisfechos
El budismo como religión tiene partes de espiritualidad profunda, pero también hay “deidades” más adecuadas a la mentalidad popular y costumbrista entre los pueblos donde el budismo es prioritario o multitudinario. Lo cual sucede en general con todas las religiones. 
Para profundizar en el budismo: (3)

No hay comentarios:

Publicar un comentario