ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.59 LOS SERES MENTALES O IDEALES.




CAPÍTULO 10

LOS SERES MENTALES O IDEALES


Hay seres de seres, es decir: seres que “hacen” otros seres y en esta escala toda las vidas, son “hacedoras” de nuevos y diferentes seres a partir si mismas; claro que son sólo formas de lo material o lo intelectual, cuya duración en el ser está limitada por las fuerzas que la misma naturaleza de cada ser “hacedor” posee; y son realizadas mediante el recurso de la materia o el intelecto que las pueden mantener o no, en su existencia; y aunque hay seres “hechos” que se mantiene en el ser más o menos tiempo y forman una especie de seres no “producidos” por la naturaleza en sus inmensas posibilidades normales, no son sino una ínfima parte de lo que vemos, pero existen en lo material, ya sea físico o intelectual.
Una condición para “hacer” estos seres es tener vida, pues la naturaleza física moldea formas de ser, pero no en el grado ni en el mismo nivel de existencia que los entes “hechos” por las diferentes vidas.
Otra condición es el intelecto o al menos un instinto primario o más complejo que pueda estar “programado” para realizar formas y maneras de actuar complejas y "evolucionadoras".
Los "seres hechos", más simples, son conjunción de elementos materiales, como son todos los elementos y formas físicas no vivientes; éstas se forman por agrupación, disminución, fundición y otros miles de factores naturales que las condiciones de los elementos físicos presentan de determinadas formas y maneras: en las estrellas, planetas, satélites, cometas y un largo etc. en el espacio y en el planeta donde giramos.
La otra forma de producir seres es la de la materia integrada en las formas que llamamos: Vida y, especialmente, en la forma humana que tiene el aporte de lo espiritual. En ella se forman y hacen miles de millones de seres-formas que van desde los excrementos hasta las madrigueras, nidos, cuevas etc. de los animales más desarrollados. También el uso de instrumentos e ideas de formas físicas, éstas más en los seres humanoides o ciertos animales de alto grado de intelecto; pero lo más interesante son los seres intelectuales, hechos a partir de imágenes que son a su vez seres ideales, procesadas por el cerebro de los grandes antropoides y también por especies varias, como: loros, canidos, felinos, cetáceos etc. La diferencia entre los seres físicos, hechos por otros seres, y los ideales, es la no existencia como formas materiales de los segundos; si bien que éstos últimos, dependen para su existencia de condiciones cerebrales químicas, eléctricas y un complejo entramado cerebral de funciones que sólo el órgano llamado CEREBRO, realiza. Los seres “hechos” por otros seres vivos, no tienen la duración en el tiempo y el espacio de las formas naturales, salvo las formas físicas “hechas” por los seres humanos, las cuales pueden durar miles de años ya que están construidos a partir de elementos más perdurables que los “hechos” por los animales. También aquí se establece una diferencia entre el hombre y las otras formas vivas superiores.
Pero los seres-formas más específicamente extraordinarios, son los mentales, las imágenes mentales y sobre todo las ideas. Las imágenes de este tipo son “hechas” por animales de intelecto superior que tiene sentidos y cerebros muy desarrollados así pueden realizar imágenes de las cosas más o menos exactas y relacionar dichas imágenes unas con otras. Las ideas forman el entramado de la mente pensante en cuanto ve en las cosas imágenes que luego procesa con la parte “inteligente” del cerebro; al parecer y según los descubrimientos de la “inteligencia animal”, los seres animales superiores pueden desarrollar conocimientos intelectuales que le permiten tener una “visión” de la realidad diferente a la forma que ella tiene y así relacionar unas imágenes con otras de forma arbitraria, diferente a las relaciones naturales. Esta posibilidad  permite a los animales tener un código de señales que les oriente en cuanto a las múltiples formas de relacionarse con lo real. Dicho código varía tanto en cada especie como en cada grupo, de una misma especie, que habitan el planeta. Los gritos de advertencia entre los animales superiores, las señales químicas entre los insectos y un cúmulo inimaginable de señales y funciones especificas para cada clase animal, son especificaciones que conllevan un entramado de conocimientos de tipo “ideal” (por asociación con el termino idea) que constituye y hace a la vida ser lo que es: formas diferentes de unión de lo material en un ser concreto, autónomo y único; con capacidad de conocimiento y actuación sobre la realidad circundante. Es de notar la escala de “idealización” utilizada en los diferentes grupos de formas vivientes, ya que en la escala de los vegetales no se puede hablar de ideas, sino de procesos químicos de referencia que, no se sabe exactamente como, las plantas detectan y hacen; lo mismo suceden con los insectos y animales invertebrados o con aquellos que son instintivamente “ordenados” para realizar diversas tareas, como son las abejas, hormigas, avispas y un largo etc. Luego, cuando se habla de “idealización” se entiende la composición, a partir de imágenes sensibles, en un desarrollo cerebral determinado pero con un nivel de aprehensión de la realidad a través de imágenes cerebrales. La manera de formación de la idea es compleja y no muy bien estudiada, aunque puede, en términos generales, decirse que hay un “fantasma” de la imagen sensible que se interpreta como perteneciente a un objeto percibido y que guarda o tiene, una cierta relación de semejanza con él. Las imágenes percibidas se entremezclan y relacionan unas con otras, formando nuevas ideas relacionadas, en una progresión enorme. De aquí lo interesante de estos “seres” ideales, a veces llamados indebidamente “de razón”, los cuales son producto de mentes vivientes y cerebros desarrollados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario