ADVERTENCIA


Si se quieren ver todos los capítulos, basta con pulsar en el archivo año 2009, allí aparece "octubre" y en ese mes están casi todos los capítulos anteriores. Los otros primeros ocho se encuentran en el 2010.

TODAS LAS FOTOS DE ESTE BLOG SON PROPIEDAD DE JORGE EDUARDO LASTRA NEDWETZKI. NO SE INCLUYEN LAS REPRESENTACIONES DE FILÓSOFOS NI LA DE LA CRUZ AL COMIENZO, EN EL LADO IZQUIERDO DEL BLOG.

Normalmente cuando se introduce en el blog un capítulo nuevo, se pone y deja en primera línea durante unos días, luego se sitúa en el lugar que le corresponde de acuerdo a su numeración.


Para quienes buscan: El desarrollo del pueblo de Dios (Israel). Está en el blog Pateremon 4, entrada 17.


INTRODUCCIÓN



EL libro: "CONOCER Y SER" (002.00) fue comenzado a escribir el día 18 de Marzo de 2008. Es una especie de resumen de todas las experiencias filosóficas con las cuales he tenido contacto, tanto en los estudios formales como en las “meditaciones” que las enseñanzas de la vida y la naturaleza me permitieron “seguir”. Ha sido un largo camino, donde no han estado ausentes: las alegrías, el sufrimiento, la contemplación de realidades y hechos hostiles, así como la caridad y el amor de muchos seres que cruzaron por mis senderos y pisaron los caminos por donde iba. Se juntaron muchas cosas: pensamientos, palabras, rebeliones, cantos, lágrimas y algunos “amores” para poder distinguir los trazos de aquello que puede llamarse “filosofar” o formas de interpretar el conocer de mí mismo y de lo que me rodea. Pero, al fin, la síntesis se dio y he aquí, aquello que puedo recordar.


El libro: "SOBRE LA VERDAD" (003.00) empezó a ser escrito el día 22 de Agosto de 2014, en Salvaterra de miño, donde resido desde el 26 de noviembre de 2013.

Es una profundización sobre la verdad que se sustenta en en la Question 16 de la primera parte de la "Suma Teológica" de Sto Tomás de Aquino que tiene por título esa misma expresión: "Sobre la Verdad". La cual se divide en los siguientes artículos:

Questión 16 "Sobre la verdad"




002.29 EL CONOCIMIENTO PRÁCTICO.





La práctica es producto de la experiencia y compartimos, con casi toda la biósfera, esta cualidad procede, la mayoría de las veces, por el binomio: ensayo-error. Está centrada en lo inmediato y es netamente aprendizaje sensorial. Conlleva ciertas técnicas artesanales y perceptibles que afianzan la credibilidad de la práctica y sus resultados.
Durante siglos, el hombre, procedió de esta manera a desarrollar mundos y cosas, con una evidente proporción de magia e inseguridad, donde la magia, se encargaba de conjurar a la inseguridad.
Lo práctico busca la forma más simple y de menor esfuerzo, para lograr una meta determinada casi siempre material.
La gente práctica, desarrolla hábitos de conducta capaces de resolver problemas de diversa índole, pero casi siempre los de índole material son los escogidos. Tiene una rara capacidad para resolver problemas inmediatos y los que la poseen se les denomina popularmente “manitas”.
El conocimiento práctico es el antecesor de toda realización y aprendizaje inmediato. Forma hábitos de conducta por los cuales se puede subsistir en diferentes “habitats” y circunstancias de manera más adecuada y fácil. Pero así mismo, los hábitos, causan retroceso y resistencias cuando se trata de implantar nuevas formas de vida. La frase: el hombre es un animal de costumbres, refleja mucho de esta cualidad que no es inherente al hombre sino también a los animales.
La necesidad de hacer el menor esfuerzo posible, para ahorrar energía; es una constante en toda la biósfera; la energía cuesta conseguirla y los esfuerzos inútiles la malgastan; de aquí la importancia del conocimiento práctico y su uso continuo, en todas las variantes de la vida.
El conocimiento práctico es una constante casi automática en nosotros, procede por repetición y se asienta en la mente, cuando las consecuencias son positivas. Así mismo, es rechazado y no seguido, cuando lo que nos acontece tiene consecuencias negativas. Es relativamente simple el adquirir hábitos prácticos de conducta, pero se necesita la constancia y la repetición.
Los hábitos prácticos llevan a la realización o destrucción de la persona; pueden ayudarnos a resolver problemas de índole inmediata y llevar una vida más cónsona y ordenada con lo que somos por naturaleza; o destruirnos de la manera más desastrosa y rápida en nuestra vida, hogar y logros. Lo práctico tiene mucho de ese enfoque con el que aceptamos o rechazamos la vida, nuestra vida; es un proceso de adaptación, en lo social y las costumbres, en nuestras sociedades hipersocializadas.
La seguridad emocional es, muchas veces, consecuencia de los hábitos; tiene la enorme fuerza de mantener la cohesión en uno mismo, la familia y la sociedad, pero también es causa de la fuerza represiva y regresiva con la que maniatamos lo nuevo y lo diferente. Este papel de intrínseco conservador de los hábitos, hace del conocimiento práctico, uno de los principales y más usados instrumentos del conocer en todas las formas vivientes. Es primario y primordial, pero también simple y no desarrolla más que relaciones sin trascendencia intrínseca; pero es el que lleva adelante la vida material de los seres vivientes.
La acción-reacción de este conocimiento es fundamental para continuar con vida y resolver los problemas inmediatos que la existencia nos presenta; pero, mucha gente, hace de este conocer, el único y más necesario, viviendo el día a día de manera consecuente y superficial. Pero el ser humano es algo más que pura vida biológica o sicológica; tiene sentido de trascendencia e infinitud de miras; en el fondo de si mismo no se satisface con la inmediatez de la vida pasajera y “feliz”, materialmente hablando; se aburre y se insatisface cuando sólo vive de sus caprichos inmediatos y satisfacciones del momento; necesitamos saber que algo más está esperando por nosotros que somos útiles a la vida y al ser; en fin que no somos sólo “mundos” materiales y ente animal en busca de satisfacciones físicas. La dinámica de nuestra vida “suspira” y ansía las dimensiones de belleza, gracia y armonía que algunas veces brinda el arte; quiere ir más allá de lo meramente animal y traspasar las fronteras de las necesidades básicas, abriéndose camino en otras dimensiones donde brilla el impulso de su infinitud de ser. Somos seres hechos para otra dimensión y nuestro ser esta inquieto mientras no consigue esa meta. Y esa meta es la Divinidad que nos hizo semejantes a ella. San Agustín lo reafirma y lo vivencia, lo presiente y lo sigue en su celebre frase: "somos hechos para Ti, Señor y nuestro corazón esta inquieto hasta que descanse en Ti" (traducción libre); es la llamada continua y eterna del lugar a donde debemos ir, pues formamos parte de él. La mayor parte de los hombres vive en el “pasar”, se conforma con él y no buscan, ni les interesa otra cosa; por eso, cuando se encuentra con la realidad de su ser, por enfermedad, accidentes, muertes de seres queridos etc. su “mundo” se viene abajo; no encuentra razón para la “desgracia”, las perdidas, el vacío: muchos sólo viven de la inmediatez animal que los empuja a tener y sobrevivir “a como de lugar”. El conocimiento práctico es definición con respecto al aquí y al ahora, tomando en cuenta el mundo social donde se desenvuelve la persona; pero no tiene nivel de trascendencia más allá del futuro inmediato que suscita toda la preocupación de su ser. La persona vive inmersa en definiciones creadas por el entorno social y que, la mayoría de las veces, no tienen ni el más ligero contacto con el entorna natural; su vida trascurre en un "continuo humano", previsible, determinante, limitado y sin recursos de vida más allá de sus fines mezquinos, insulsos y finitos; la persona se hace esclava de convencionalismos e ideas mediocres e interesadas que satisfacen la ambición, el ansia de poder o la locura, de personajes políticos o lideres de diversas “marcas” que ocultan su egolatría imponiendo, a los que pueden, sus conceptos “basura” sobre la vida, las cosas y el ser. Hay que ser muy persona y haber obtenido un grado de “libertad” en el ser y pensar, para sobreponerse a la marea de conceptos, intereses, propaganda, fuerzas represivas y prejuicios sociales que nos rodea; no es fácil dejar fluir la Verdad intrínseca que brota de nuestro ser, cuando es acariciado, asumido y escuchado por la conciencia libre del hombre recto, justo y sabio; pareciera que todo un inmenso mundo de realidades e ideas lo sumiera en el letargo del tener, el gozar y el soñar despierto con promesas de bienestar transitorio e incoherente; nadie nos prepara para enfrentar el marasmo de la avalancha hedonista que nos han legado; nadie nos explica lo verdaderamente necesario y esencial con la suficiente convicción y verdad del que ha vivido otras realidades superiores y presiente el camino de gracia que nos lleva a la vertiente válida de la vida en la tierra. Somos peregrinos en busca de caminos escogidos, donde la principal razón de vivir sea la eternidad del ser, de nuestro ser

2 comentarios: